¿Cómo ayudar a nuestro hijo a disfrutar el verano?

Algunas ideas generales a tener en cuenta:
ØEl verano es muy largo. Dura unos 75 días para un niño y hay que ayudarle a que se organice el tiempo.
Ø Descansar no es no hacer nada sino cambiar de ocupación.
Ø Los viajes con los abuelos, los campamentos, el pueblo, a la playa,… Llenan mucho del verano pero hay que organizar estos días, y los días que no se hace nada especial y se está en Madrid. 
Ø Para ello es necesario un buen horario.
-        Adaptándolo al sitio donde estamos, a la gente que nos rodea. No es lo mismo el horario en familia que con unos amigos o con la abuela.
-        Que sea flexible. Hay días que tiene que haber cambios en el horario y no pasa nada. Pero que no sea  lo habitual.
-        Que se cumpla, sin grandes exigencias, pero superando la pereza.


Ø Pero tiene que tener algunos ingredientes:
-        Hora de levantarse. Dependiendo de dónde se esté variará. Pero es importante tener clara la hora de acostarse y de levantarse.
-        Dedicar tiempo a los amigos. Piscina, fútbol, juegos,… Pero sobre todo buenas conversaciones.
-        Hacer el cuaderno de verano.
-        Leer alguna novela que le guste. Regalársela.
-        Practicar inglés. Ver los dibujos en inglés.
-        Ayudar en casa. Ponerles encargos pequeños a cumplir durante el verano. Dejarles que organicen algún evento familiar.
-        Hobbies. Practicar algunos de sus hobbies es muy buena manera de adquirir virtudes. Va en función de los gustos: Maquetas, informática, papiroflexia,… 

Ø ¿Qué hacer cuando aparece el aburrimiento y el mal genio?
-        Hacerles pensar que a lo mejor se están planteando el verano de forma egoísta. Que piensen en pasárselo bien con los demás, haciendo actividades que no sólo se lo pasen bien ellos sino también sus amigos.
-        Cuidar las horas de TV. Ver programas concretos que les guste y buscar otra ocupación para después.

 Algunas ideas de fondo a tener en cuenta para las vacaciones de verano.

Podemos estar muy cansados del trabajo pero hay que saber compaginarlo con el descanso de nuestros hijos.  Para ello pensar que parte de nuestro descanso es que nuestros hijos disfruten y pasen un buen verano.

-      El lugar. Buscar un sitio en el que nuestros hijos estén bien. Hay tener en cuenta que nuestros hijos, aunque no lo manifiesten a veces, les influye el entorno. Por eso estar atento a las compañías. Al ambiente de la playa o el pueblo –es muy frecuente no poder ir a cualquier playa-, hay que elegir un sitio en el que se pueda estar a gusto en familia.

-      Decoro en la vestimenta. Hay que ir por delante. Nuestros hijos se fijan en todo. Tenemos que dar ejemplo y pensar si con la vestimenta que nos ponemos están a gusto. A veces les da vergüenza aunque no lo digan.   También porque les estamos inculcando un modelo de vida. Si nuestra vestimenta durante los días más calurosos del verano o en la playa es discreta les estamos enseñando un modo de vida. Por el contrario, si no les damos ejemplo en este punto, luego es  muy difícil hacerles ver la necesidad de saber vestir acorde con la situación y hacerlo compatible con  todo lo que les hemos enseñado en la familia el resto del año.

-      Hacer planes en familia.  Visitar un monumento, unos familiares, un museo,  a un parque temático, a una ciudad nueva,… pero que en esos planes se comparta y se hable.  Ya que las prisas del curso a veces impiden hacerlo de forma sosegada.

-      Hacer planes con otras familias.  Que puedan enriquecer a nuestros hijos.

-      La Misa de los domingos. Enterarse de la misa de ese pueblo o de la playa. Podemos ir a la parroquia o mirar en www.misas.org . Plantear el domingo para que entre la misa. Si hace falta trastocar el plan, invitar amigos,  ir con la familia, hacer de la misa una celebración: Yendo vestidos de una manera acorde al lugar donde se va o tomando un aperitivo posterior.
-      Planes para familias organizados. Existen planes para familias organizado como www.veranodiferente.com .


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.